Buscar
  • Marifer Calderón

Caos vial

Actualizado: 10 oct

El día de hoy llevé a mi hija a la escuela, el tránsito estaba caótico, semáforos descompuestos, camiones atravesados en avenidas importantes, todos desesperados queriendo ganar el paso…. Logré cruzar ese embotellamiento y llegué a una zona residencial. Le di el paso a unos peatones, entre ellos un niño de no más de 5 años que viéndome a los ojos extiende su manita y me dice “Gracias”, su papá con una gran sonrisa también me dio las gracias y pienso: ¿Por qué hacemos difíciles las cosas sencillas?


La educación vial nos beneficia a todos: ceder el paso, respetar un semáforo, no estacionarnos en doble fila, tolerar la parada del autobús de pasajeros…

La Ciudad de Mexico, es una de las ciudades más grandes del mundo, entiendo lo difícil que suena poder controlarla, Pero si esperamos que el gobierno sea quien controle todo, estamos dando pasos para atrás.

Podemos empezar con cada uno de nosotros, adultos dando el ejemplo a nuestros hijos, para que cuando ellos vayan creciendo, ya tengan interioridad otro tipo de educación.

  • El semáforo está en preventiva y ¿qué hacemos? Aceleramos para que no nos toque el alto.

  • Tenemos prisa por llegar a un lugar y hacemos la parada al autobús de pasajeros en media calle. ¿Por qué no caminar un poco más y respetar la parada señalada? Y los que vamos atrás del autobús, tolerar esa pausa, dar tiempo a que la gente suba y baje, y no querer rebasar, tocar el claxon o acelerar para ganarle al camión.

  • Quienes se estacionan sobre avenidas importantes “por un momentito”. ¿No se dan cuenta del caos vial que ocasionan? El autobús se tiene que abrir y empuja a los automóviles que van circulado alrededor creando una especie de embudo, que se podría evitar si se respeta la fluidez de la circulación.

  • Los coches escolta que esperan mal estacionados a sus “jefes”, o que se meten bruscamente de un carril a otro para darle el paso ¿Tienen la culpa ellos o quién les paga y no les explica la importancia del respeto? ¿Por qué la prepotencia o el abuso de poder?

  • Ceder el paso, ¡vaya tarea difícil! Tanto así que no es suficiente con un letrero en la esquina o rayas peatonales en la calle, es necesario hacer una muralla de pavimento conocida como “tope” para que uno tenga que bajar la velocidad y pueda dejar pasar a alguien, si no es que prefiere acelerar a costa de la suspensión de su automóvil, pero eso de ceder el paso, no lo entienden muy bien.

  • Y cuando uno entiende eso de “Dejar pasar” y trata de hacer el “uno y uno”, sale perdiendo porque deja pasar a uno y se meten cinco, aún cuando eso implique quedarse atravesados a la mitad del cruce en donde ahora ya no pasan unos, ni otros.


Esta es sólo una pequeña muestra de lo poco civilizados que somos, en todos los niveles, peatones que necesitan usar el trasporte público, chóferes de transporte público, choferes privados, conductores, pasajeros, “patrones”, todos queremos llegar primero y nos metemos el pie unos a otros sin entender que todos vamos a llegar si nos organizamos mejor.


No esperar a que llegue un policía y nos multe, porque además ¡tampoco respetamos a la policía ni al reglamento de tránsito!


¿Qué mensaje le enviamos a nuestros hijos sobre el respeto a la autoridad? ¿Qué es la autoridad? Me parece que tenemos mucho en qué pensar, la solución está en nuestras manos, necesitamos empezar a tomar acción.



19 visualizaciones0 comentarios