top of page
Buscar
  • Foto del escritorMarifer Calderón

No dejes la crianza de tus hijos en manos de cualquier persona.

A partir de la pandemia muchas personas tuvieron que “reinventarse”, cambiar de profesión, hacer nuevos negocios y buscar alternativas para ganar dinero.  Las redes sociales resultaron un gran apoyo encontrando en ellas una manera de ser vistos y llegar a más personas.


Probablemente por ser mi área de trabajo, me he encontrado con un incremento de “expertos" en crianza que se auto-nombran parenting coach o asesor parental, me parece que están teniendo mucho éxito como influencers o bloggers. Saben transmitir, manejan las redes sociales y conocen la teoría, sin embargo, no es suficiente haber tomado un diplomado en parentalidad o un curso sobre crianza, tampoco la propia experiencia como mamá o papá.


Y es que no se trata de dar consejos o decir qué es lo que se debe hacer. Si bien la crianza es responsabilidad de la comunidad, también es un proceso personal, un trabajo de análisis, reflexión y sanción, en donde no aplican las recomendaciones universales porque es necesario considerar las características individuales no sólo de los hijos, también de los padres, de la familia como un sistema. Es importante analizar todo el entorno y el momento particular de la experiencia.  Si todo fuera como reunir las técnicas adecuadas o aprender las estrategias correctas, cualquier persona podría educar o criar con éxito a cualquier niño.


Actualmente hay diversidad de propuestas: crianza respetuosa, disciplina sin gritos, paternidad consciente, disciplina positiva, crianza sin lágrimas… y todas ellas tienen un gran valor, pero en realidad no se trata de un método en particular, mucho menos de un entrenamiento.


Para ejercer una sana crianza, es necesario cultivar la relación correcta, cuidar las emociones - de los hijos, y de los padres -, atender las conductas reparando desde su origen.  Cada individuo es único e irrepetible, por lo que no hay tips que funcionen para todos, se requiere de autoconocimiento; observación y comprensión; sensibilidad e intuición para conocer y comprender a cada uno de los hijos en sus distintas etapas de desarrollo, con sus necesidades particulares y sus características personales.


Para criar y educar es necesario crear un ambiente de amor y respeto mutuo, en donde cada miembro de la familia esté en el lugar correcto, los hijos confiando en sus padres y dejándose guiar y; los padres, sosteniendo a sus hijos y orientándolos con seguridad, calidez y empatía.


Ser mamá o papá requiere de intuición.  Y sí, para desarrollar tu intuición requieres de conocimiento - información y experiencia -.  Pero también necesitas un acompañamiento emocional en donde la guía y contención de un profesional, con formación y experiencia, puede ser de gran apoyo.


No dejes la crianza de tus hijos en manos de cualquier persona.



16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page