Buscar
  • Marifer Calderón

Competencias parentales

Hablar de “competencias parentales” es hablar de un tema sumamente amplio, especialmente en estos tiempos en los que los roles y exigencias sociales han cambiado tanto: mamá sale a trabajar, hace ejercicio, cuida su alimentación, coordina y administra el hogar, busca tiempo para las amigas y se las ingenia para mantener una relación de pareja saludable. Papá pasa más tiempo con los hijos, los lleva a la escuela, asiste a las actividades extra-escolares, participa en las labores del hogar, saca al perro a pasear…


Las actividades y demandas sociales generan demasiado estrés, el tráfico, las distancias, la inseguridad y violencia, entre muchos otros factores complican nuestra labor. Ser mamá o papá en medio de esto, requiere de múltiples habilidades.


Mencionaré las que me parecen elementales y, como no todos tenemos despierto el instinto paternal, necesitamos desarrollar, poner en práctica y perfeccionar.


Sin duda una de las mas importantes es la habilidad para construir una relación sólida y profunda con los hijos, en donde se sientan seguros, protegidos y en confianza. Para esto, no podemos olvidar que somos los adultos y ellos dependen de nosotros por lo que debemos ser cálidos pero firmes y respetuosos. Cuando podemos hacer que el niño confíe en nosotros, nos permite ser su guía y está dispuesto a escucharnos, lo que hará más fácil ejercer nuestro papel.


Otro tema fundamental es la comunicación, por lo que resulta inevitable desarrollar habilidades de comunicación. El aprender a expresarnos con claridad y de manera respetuosa. Identificar el momento adecuado para hablar, utilizar las palabras correctas, las pausas necesarias y el tono de voz indicado. Pero sobre todo, aprender a escuchar, no sólo con los oídos, también con los ojos, leer su lenguaje corporal, su tono de voz, sus gestos y hasta sus silencios. Practicar una escucha activa evitando los bloqueos de comunicación, sin interrupciones, cuestionamientos, juicios o consejos.


Las habilidades de crianza también son esenciales, y son las que más nos confunden pues hay demasiada información al respecto. Es recomendable informarnos sobre los diferentes estilos para ser autoridad, conocer sobre las distintas etapas del desarrollo, observar a los hijos y entender por lo que están pasando, identificar sus necesidades, buscar la manera de satisfacerlas, conocer sus gustos e intereses... Pero algo irremplazable es confiar en nuestra intuición, ni los expertos ni los libros nos van a dar la respuesta correcta, nosotros somos quienes los conoceos mejor y sabremos qué es lo que cada uno de ellos necesita.

También es preciso promover habilidades socio-emocionales, los seres humanos somos seres sociales por naturaleza, vivimos en comunidad y necesitamos construir relaciones sanas con las personas a nuestro alrededor para apoyarnos. Pero, la verdadera integración social solamente se podrá dar si podemos tener una relación con nuestras emociones y sentimientos, con nuestros límites y valores personales, es por ello que la inteligencia emocional juega un papel vital en esta área.


Para terminar, quiero resaltar la importancia de desarrollar habilidades para estar en contacto con nosotros mismos. Buscar intereses personales, promover espacios de recreación solos y con amigos, encontrar momentos de intimidad para la reflexión y el descanso.


Si no cuidamos de nosotros mismos no podremos hacernos cargo de los demás.


62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Caos vial