Buscar
  • Marifer Calderón

Día del Padre

Hombres que tienen hijos hay muchos, pero no todos merecen ser llamados PAPÁ.

Porque no se trata solamente de procrear o mantener. Se trata de amar, cuidar, procurar, entregarse. Se trata de ser incondicional y de estar. Un papá es un ser responsable y amoroso que guía y es modelo de referencia con una conducta íntegra. Que está presente en la vida de los hijos con consciencia y se involucra en sus actividades, que los inspira y los motiva.

Un papá observa a los hijos, los conoce, busca la manera de satisfacer sus necesidades elementales y recreativas, pero sobretodo la básica: amor, cercanía y cuidado.

Las necesidades emocionales de los hijos son las más significativas, saciar el contacto y la cercanía, asegurarle a un hijo a o a una hija que es amado de manera incondicional, que es parte de nosotros, que reconocemos y aceptamos quién es, que nos inspira a ser mejores personas, no sólo porque queremos ser su ejemplo, sino porque merece lo mejor de nosotros y de todos los que le rodean.

Hay papás del corazón: un tío, un abuelo, un maestro… Quien te dedica tiempo, quien te cuida y te ve crecer, quien se preocupa por estar cerca y cubrir tus necesidades, te asegura que está ahí para ti y te hace sentir tan amado que su solo recuerdo te fortalece y te llena de orgullo, ese es un papá.

Felicidades a todos esos papás que yo no entendía que existían, que existimos, y me frustraba pensar en la herida paterna. Hoy he comprendido que los hijos necesitan a papá y a mamá, pero no para ejercer un rol social, sino para alimentarlos y nutrirlos emocionalmente.

Un papá es un adulto que logra ser un cuidador amoroso e incondicional que sostiene emocionalmente, que es responsable de los hijos, provee, procura y protege, sin importar el género o la relación biológica.


29 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo